Noticias

¿Es Carlos un nombre maldito en la realeza británica?

Carlos I enfrentó una guerra civil por sus conflictos con el Parlamento y fue decapitado, mientras que Carlos II tuvo que esconder su catolicismo. Este sábado fue coronado Carlos III.

Carlos y Camila saludan al pueblo desde Buckingham. / Leon Neal / AFP

Cuando falleció la reina Isabel II, el príncipe de Gales podía elegir el nombre que quisiera para reemplazarla en el trono, ya fuese de los cuatro que tiene desde el bautizo (Carlos Felipe Arturo Jorge) u otro que fuese simbólico para él. Su abuelo, por ejemplo, era conocido como Alberto (le decían "Bertie" en la película El Discurso del Rey), pero optó por Jorge VI para su coronación, en honor a su padre.

Carlos optó finalmente por mantener el nombre por el que es conocido mundialmente y este sábado en la Abadía de Westminster se convirtió en el tercer rey británico en ocupar ese apelativo.

El problema es que los dos Carlos anteriores tuvieron muchas crisis en sus reinados y uno de ellos, particularmente, no es recordado con mucho cariño.

Recomendados

Carlos I

Ascendió al trono en 1625 y rápidamente disolvió el Parlamento, molesto porque no le aprobaron las medidas que él necesitaba para recaudar más impuestos. Persiguió a los católicos del reino y era descrito como una persona mentirosa y desconfiada.

Sus constantes problemas con el Parlamento, que pusieron un límite a las atribuciones despóticas de Carlos III, lo llevaron a una guerra civil. El conflicto duró seis años hasta que las fuerzas parlamentarias lideradas por Oliver Cromwell vencieron a las realistas en 1648. 

Carlos III fue acusado de tiranía y traición, y le cortaron la cabeza el 30 de enero de 1649 en Whitehall, la antigua residencia real.

El conflicto es retratado magistralmente en la película Cromwell, de 1970, con Alec Guinness (Doctor Zhivago, El Puente sobre el Río Kwai, Star Wars) como Carlos III y Richard Harris (Gladiador, El Conte de Monte Cristo, Harry Potter) como Oliver Cromwell.

"Gracias" a Carlos I, quien ingresó al Parlamento para intentar apresar a algunos miembros del poder legislativo, desde 1642 ningún monarca británico ha ingresado a la Cámara de los Comunes. 

Esa tradición se ve reflejada hasta ahora: en la ceremonia anual de Apertura del Parlamento británico, el emisario del rey es recibido con un portazo cuando se acerca a la Cámara para convocar a los diputados.

Carlos II

Luego de la muerte de Carlos I, la monarquía fue abolida en Inglaterra y se instaló un protectorado -una dictadura- dirigida por Cromwell. Carlos II -el mayor de nueve hijos del decapitado monarca- fue entonces proclamado rey de Escocia y desde ahí invadió Inglaterra para combatir a las tropas parlamentarias. Pero como fue derrotado tuvo que escapar a Francia primero y luego a Países Bajos. 

Tras la muerte de Cromwell en 1658 y apoyado por los escoceses, Carlos II logró reponer la monarquía y fue coronado en 1660. Una de sus primeras medidas fue ejecutar a los jueces que habían condenado a su padre y además ordenó desenterrar el cadáver de Oliver Cromwell: su cabeza fue clavada en una estaca fuera de la Torre de Londres, donde permaneció por...30 años. 

Carlos II intentó imponer la monarquía absoluta y el catolicismo, pero al igual que su padre, sus planes chocaron con las disposiciones del Parlamento. Falleció en febrero de 1685. En su lecho de muerte fue convertido oficialmente al catolicismo y recibió la extremaunción. 

Como no tuvo descendencia con su esposa, la reina Catalina, fue reemplazado en el trono por su hermano Jacobo II y desde entonces ningún otro rey había elegido el nombre Carlos.

Las Claves

  • Carlos III fue coronado este sábado como monarca del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
  • Es el tercer Carlos en la monarquía británica: los otros dos, padre e hijo, afrontaron graves problemas en el Siglo 17. 
Tags

Lo Último