Famosos

Príncipe Harry: relegado en la coronación y vetado del balcón real en Buckingham

La tensión entre el rey Carlos III y su hijo menor quedaron reflejadas durante la ceremonia en Westminster y luego en los festejos.

Compartir:
Harry salió solo desde la Abadía de Westminster y no fue invitado a Buckingham., TOBY MELVILLE/AFP
Harry salió solo desde la Abadía de Westminster y no fue invitado a Buckingham. / FUENTE: TOBY MELVILLE/AFP

La grandilocuencia y solemnidad de la ceremonia de coronación de Carlos III, tuvo su lado gris en la polémica presencia del príncipe Harry, quien renunció hace un tiempo a sus cargos reales y, junto a su esposa Meghan, están enfrentados con su padre y su hermano William.

De hecho, Harry viajó solo desde California a Londres y Meghan se quedó en casa. La razón oficial, pero que nadie cree, para celebrar el cuarto cumpleaños de su hijo Archie, justo este sábado 6 de mayo.

Harry entró solo a la Abadía de Westminster y se sentó en tercera fila, junto a las hijas del príncipe Andrés, uno de los hermanos de Carlos. La primera fila quedó reservada para los miembros de la realeza con más antigüedad: William y Kate, además de la princesa Ana y el príncipe Eduardo, hermanos de Carlos III e hijos de la reina Isabel II.

William tuvo una participación directa en la ceremonia al jurar lealtad al rey, mientras que Harry no se movió de su asiento. 

Tras la coronación, a Harry nuevamente se le vio solo y no se subió a ninguno de los cuatro carruajes que eran parte de la procesión oficial que llevó al rey Carlos desde Westminster hasta el Palacio de Buckingham.

Al Palacio, no

Pero seguramente el mayor desaire fue dejar fuera a Harry de la aparición en el balcón del Palacio de Buckingham, donde Carlos III; Camila, su hermana, una amiga y todos sus nietos, y William, Kate y sus tres hijos salieron a saludar a la gente agolpada en The Mall y en el Parque de St. James. 

En la práctica, Harry fue igualmente degradado que el príncipe Andrés, el otro hermano de Carlos III, y quien está amenazado por los escándalos sexuales ligados al empresario pedófilo Jeffrey Epstein (un gran amigo de Donald Trump). 

La explicación oficial es que al balcón solo asistieron los "working royals", es decir todos los que tienen un rol activo en la realeza y que "no había mucho espacio".

Se especula que tras la ceremonia Harry se fue al aeropuerto para tomar un avión a California y llegar al cumpleaños de su hijo, tomando en cuenta que hay ocho horas de diferencia entre Londres y Los Ángeles y que el vuelo dura unas 11 horas.

Las Claves

  • El príncipe Harry se sentó en la tercera fila en la ceremonia de coronación.
  • Además, tampoco fue invitado al Palacio de Buckingham.
  • Harry renunció a sus "labores reales" y viajó a Londres sin su familia.

Artículos Relacionados