Entretenimiento

Lectores de labios revelaron las conversaciones ocultas de Carlos, Camila, Kate y William

La familia real habló bastante en la coronación y los principales medios británicos analizaron cuadrado a cuadro a los “reales”.

Familia real coronación / Instagram

Varios lectores de labios revelaron las conversaciones ocultas de los protagonistas de la ceremonia de coronación de Carlos III y mostraron varias "problemáticas" de los reales como la seguridad en el balcón del palacio de Buckingham o las instrucciones de Kate a William.

El diario New York Post recopiló el trabajo de varios medios británicos que a través de lectores de labios indagaron en las conversaciones de Carlos, Camila, Kate y William.

El Daily Star aseguró que los príncipes de Gales, al ingresar a la Abadía de Westminster, justo al comienzo de las ceremonia, tuvieron una peculiar conversaciones, donde Kate le lanzó una advertencia a su marido.

Recomendados

¡El vestido!

El lector de labios profesional, Jeremy Freeman, aseguró al Star que la duquesa de Cambridge, de 41 años, se giró y le dijo a William: "Solo cuida el vestido".

La preocupación de Kate era que el duque pisara su túnica de fuertes colores azul, rojo blanco.

El príncipe William, de 40 años, tranquilizó a su esposa: "No te preocupes, lo tengo".

Después de la misa la familia real se unió a los recién coronados Carlos III y Camila, de 75 años, en el balcón del palacio de Buckingham.

Ojo con el balcón...

Ahí saludaron a la gente y lucieron grandes sonrisas, pero no todo fueron risas. Según la lectora de labios profesional Elisabeth Taunton, quien habló para el Daily Mirror, Carlos estaba especialmente preocupado por la seguridad del lugar.

"No me voy a acercar demasiado (al borde) para que el servicio de bomberos tenga que (correr) a rescatarme", habría dicho el monarca.

Camila, en tanto, se dedicó a dar instrucciones a las personas que estaban a su izquierda: "Muévanse... Muévanse hacia arriba, continúen, vengan aquí, muévanse hacia arriba". Después la reina indicó su vestido largo y dijo: "Solo déjalo".

Otro momento complicado para los reyes fue antes de ingresar a la Abadía de Westminster, donde Carlos otra vez sacó a relucir su mal carácter y se mostró molesto por el tiempo en que demoraban los diferentes pasos de la ceremonia.

Poca paciencia

Los lectores del Daily Mail aseguraron que el rey le dijo a su esposa: "Estoy preocupado por el tiempo, quiero decir que ha pasado más tiempo y, bueno, emm, quiero decir, ¡mira! Lo sé".

Otro lector agregó que el monarca protestó: "Nunca podemos llegar a tiempo. Sí, soy... esto es negativo. Siempre hay algo".

La ceremonia fue seguida por millones de fanáticos reales, pero también hubo muchos que colocaron en el acento en el gastadero de dinero que sinificó el evento, con un costo de 124 millones de dólares.

Las claves

  • Diferentes lectores de labios profesionales revelaron las conversaciones privadas de la familia real en plena coronación.
  • La seguridad del palacio de Buckingham, el vestido de Kate o el enojo del Carlos quedaron expuestos.
Tags

Lo Último