Entretenimiento

“Lloraba histéricamente”: Jenna Ortega confesó lo duro que fue convertirse en Merlina

La actriz consiguió el reconocimiento que esperaba pero el trabajo casi la enloquece.

Jenna Ortega tiene nuevas propuestas para Merlina. / Foto: Netflix

Jenna Ortega fue la gran protagonista de Wednesday, la serie de Netflix que se basó en la vida de Merlina Addams y la cual catapultó a la fama pero ha revelado todo lo que tuvo que hacer para el anhelado personaje.

Mientras los espectadores esperan ansiosos una segunda temporada de la producción tras el éxito de la primera entrega, la joven actriz se ha encargado de develar lo duro que fue para ella el tiempo que estuvo grabando.

Y es que no solo tuvo que hacer con Covid- 19 una de las escenas más icónicas, como fue su coreografía durante el baile de la Academia del Nunca más, la cual consideró uno de sus peores momentos, sino que todo el rodaje estuvo lleno de estrés y trabajo agobiante.

Recomendados

Jenna Ortega confesó lo duro que fue ser Merlina

Ortega relató que las filmaciones llegaron a ser tan agobiantes que hubo una escena que la dejó llorando de forma histérica más de una vez.

"Trabajaba entre 12 y 14 horas diarias. Me iba a casa, me subía a un Zoom y tenía que ir a clase. O llegaba a mi apartamento y mi profesor de violonchelo ya me estaba esperando... No paraba, y si podías un fin de semana, si no rodábamos el sexto día de la semana, era: ‘Muy bien, pues ese día te daremos las clases'", contó.

Y es que la famosa tuvo que grabar por al menos 12 horas diarias por varios meses y tras llegar a su casa no tenía descanso pues debía tomar clases de baile, violonchelo, esgrima y hasta francés para dar la talla con su interpretación.

"No dormía nada. Me tiré de los pelos. Hay tantas llamadas FaceTime que contestó mi padre por mí, porque yo estaba llorando histéricamente. Empezamos a quedarnos sin tiempo porque Miércoles aparece en casi todas las escenas de la serie de Netflix.", agregó.

Pese a su intento de cumplir con todos los roles y no usar dobles, el poco tiempo que manejaba no le quedó de otra de otra que aceptar ayuda.

"Tuvieron que empezar a usar dobles de acción o, de vez en cuando, dobles de chelo si no tenían tiempo para conseguir manos, pero yo me empeñé en estar lo mejor preparada posible porque quería que pudieran usarme a mí, porque es mucho más creíble si puedes verte la cara", relató.

Las claves

  • Jenna Ortega trabajó más de la cuenta para darle vida a Merlina.
  • La actriz no solo grababa diariamente, sino que también tomaba clases de esgrima, baile, violonchelo y hasta francés.
Tags

Lo Último